Normativa

La legislación española vigente en materia de precios de transferencia se encuentra incorporada en la Ley del Impuesto sobre Sociedades y en su Reglamento de Desarrollo. Estos son:

  • Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades, plenamente vigente desde el 1 de enero de 2015.
  • Real Decreto 634/2015, de 10 de julio, por el que se aprueba el Reglamento del Impuesto sobre Sociedades.

Estas normas se encuentran intensamente inspiradas en el contenido de las Directrices de la OCDE aplicables en materia de precios de transferencia a empresas multinacionales y administraciones tributarias y en las recomendaciones del Foro Conjunto de la Unión Europea sobre Precios de Transferencia, siendo el principio de plena competencia el elemento fundamental sobre el que se articulan todas las definiciones normativas.

La legislación en España en relación con la valoración y documentación de las operaciones vinculadas ha ido evolucionando a lo largo del tiempo pudiendo identificarse tres intervalos de tiempo con características claramente diferenciadas a nivel normativo:

—    Hasta 2006. Las exigencias legales en materia de precios de transferencia por parte de la Administración se establecían a nivel más general y, aunque se inspiraban igualmente en el principio de plena competencia, no suponían un esfuerzo tributario muy señalado para los obligados tributarios, ya que estos se exponían a un régimen sancionador muy poco exigente y a ninguna obligación de documentación específica lo que hacía que la valoración en materia de operaciones vinculadas fuese poco relevante en lo que se refería a operaciones domésticas y más bien se centraba en el ámbito internacional.

—    2007-2014

  • Durante el año 2006, la normativa de operaciones vinculadas sufrió una gran modificación con la entrada en vigor de la Ley 36/2006, de 29 de noviembre donde se introdujeron por primera vez las obligaciones de documentación específicas exigibles a la operaciones vinculadas, tanto nacionales como internacionales, así como la obligatoriedad de valoración a mercado por parte del contribuyente a través de los métodos de precios de transferencia específicos y la regulación concreta de las operaciones con paraísos fiscales. Estos cambios surtirían efectos para los ejercicios fiscales que se iniciasen a partir del 1 de enero de 2007.
  • Asimismo, se estableció igualmente un régimen sancionador muy exigente que penalizaba tanto la no aplicación del valor de mercado a las citadas operaciones como el incumplimiento de las obligaciones de documentación señaladas en la Ley. Todo ello, se concretó en el año 2008 cuando se modificó el Reglamento del Impuesto sobre Sociedades (Real Decreto 1777/2004, de 30 de julio)

—    2015-2016

Durante el 2014 se da a conocer la redacción de la nueva Ley del Impuesto sobre Sociedades que entrará en vigor a partir del 1 de enero de 2015 (Ley 27/2014) donde se reexpresan algunos de los cambios establecidos bajo la normativa anterior. Así pues, los aspectos más relevantes que se modifican son, entre otros, los siguientes:

  • El perímetro de vinculación en la relación socio-sociedad queda fijado en un 25% de participación (antes 5%).
  • Se elimina la jerarquía de métodos que presentaba la regulación anterior y adicionalmente, se admiten con carácter subsidiario otros métodos y técnicas de valoración, siempre que respeten el principio de libre competencia.
  • Cambios en materia de documentación. Las entidades o grupos de negocios cuyo importe neto de la cifra de negocios sea inferior a 45 millones de euros deberán presentar un contenido simplificado de documentación. Además, se introduce el nuevo modelo de información basado en el Country by Country report propuesto por la OCDE.
  • Aplicación de un régimen sancionador menos gravoso.
  • La retribución que se perciba por la condición de miembro del órgano de administración de una compañía deja de ser considerada como operación vinculada.
  • Modificación del régimen de Acuerdos Previos de Valoración con la Administración Tributaria pudiendo estos extender sus efectos a ejercicios anteriores no prescritos.

- 2016 en adelante:

Como novedad, es necesario destacar que se han incluido dos reglas especiales con respecto a la información contenida tradicionalmente en el modelo 200:

  1. La primera, aún cuando no se superen los importes conjuntos de operaciones vinculadas descritos anteriormente, existirá igualmente la obligación de informar respecto a aquellas operaciones de la misma naturaleza y método utilizado, cuando el importe del conjunto de las mismas sea superior al 50% de la cifra de negocios de la entidad.
  2. La segunda obliga a informar sobre determinadas “operaciones específicas” (i.e. aquellas operaciones excluidas del contenido simplificado de la documentación a que se refieren los artículos 18.3 de la Ley del Impuesto sobre Sociedades y 16.5 del Reglamento del Impuesto sobre Sociedades), siempre que el importe conjunto de cada tipo de operación supere los 100.000 euros, sin exigirse en este caso que utilicen el mismo método de valoración y debiendo informarse en este supuesto de cada uno de los tipos de operaciones que superen el límite conjunto.

La trascendencia del modelo no es otra que el hecho de que que no es posible completar la información del mismo si no se ha realizado previamente un análisis de Precios de Transferencia donde se hayan analizado las operaciones desde el punto de vista económico. Así pues, sin ninguna duda es trascendental desarrollar un trabajo de asesoramiento en materia de Precios de Transferencia con anterioridad a la presentación del Modelo 232.